Revolución de Mayo

El 25 de mayo de 1810 el Virrey Cisneros, representante de la monarquía española, fue reemplazado por la Primera Junta y esa fecha se considera el inicio de un cambio profundo. El proceso revolucionario contra el poder colonial se dio en el contexto de la lucha de los pueblos latinoamericanos por la misma causa y se desarrolló durante quince años de guerras por la independencia en distintas regiones del continente. La fecha tiene una trascendencia indiscutible y resulta una importante ocasión para promover la reflexión. Es que esta semana recordamos nada menos que los sucesos de la Revolución de Mayo. Pero la gesta no fue de un día. Se trató de un impulso de largo aliento que se concentró en una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en aquel mayo de 1810.
La Semana de Mayo es considerada el punto inicial de un proceso independentista que llevaría su tiempo pero se concretaría seis años después, el 9 de julio de 1816. Toda esta primera etapa de revolución, que derivó en el nacimiento del país, comenzó el 18 y concluyó el 25 de mayo.

El virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros pidió al pueblo del Virreinato que no traicione a la Corona y se mantenga fiel a España, que en aquella época había sido invadida por los franceses.

Pero el punto culminante sucedió el 25 de mayo.

Los criollos, reunidos en la Plaza Mayor (hoy la Plaza de Mayo) esperaban las novedades del día al grito de: “El pueblo quiere saber de qué se trata”. Ese viernes, hace 209 años, los cabildantes reconocieron la autoridad de la Junta Revolucionaria y formaron de esta manera el primer gobierno patrio.

El CASF recuerda hoy esta gesta histórica y adhiere a los festejos en conmemoración de este hito patrio en todo el territorio nacional

Compartir.

Los Comentarios están cerrados.