¿Los mejores…deben seguir esperando?

Publicado: 29 de noviembre de 2016

La reforma de la Constitución Nacional del año 1.994 trajo en el ámbito judicial nacional la importante novedad de la incorporación del Consejo de la Magistratura, como órgano encargado de la selección, nombramiento y remoción de los jueces, procurando a través de un trámite público y transparente, la elección de los mejores postulantes, ajenos a cuestiones político partidarias.-

Para tan noble propósito, se procuró también dicho Consejo se encuentre integrado con la participación “equilibrada” de los tres estamentos mencionados en el art. 114 de la C.N.: órganos políticos resultantes de la elección popular (Poder Legislativo Poder Ejecutivo), jueces de todas las instancias, abogados de la matricula federal, con más la participación de personas del ámbito académico/científico.

Así, el constituyente procuro abandonar los criterios político/partidarios en la selección de magistrados, para priorizar la elección de los más calificados postulantes, ganando en calidad e independencia.-

Nada de esto ocurre a nivel local donde el Poder Ejecutivo creó un proceso de selección frágilmente regulado por Decreto (y por tanto modificable por él mismo), que constituye una “autolimitación de facultades del gobernador”, discrecional y como veremos sólo aparente. En efecto, la participación de los estamentos es meramente formal, sin gravitación en los criterios de puntuación, limitados a la mera remisión de evaluadores, cuyos dictámenes son ignorados.

El Colegio de Abogados de Santa Fe viene requiriendo ya desde hace tiempo, la creación de un verdadero consejo de la magistratura, donde todos los estamentos involucrados con el servicio de justicia puedan debatir el perfil de juez que la provincia necesita.-

 El Poder Ejecutivo jamás se prestó al pretendido debate, amenazando incluso con vetar cualquier ley que regule la selección de magistrados, sin previa reforma constitucional, exigencia sin ningún motivo que evidenciaría que nunca pretendió autolimitarse en sus facultades como tanto publicita.-

El 21/12/2.012 el Ejecutivo sorprendió con el Decreto 3.904, que en su artículo 25 estableció que la propuesta elevada por el Cuerpo Entrevistador se remita con todos los postulantes que hayan superado el mínimo, en orden alfabético, sin mérito, lo que llevo al Colegio de Abogados de Santa Fe a resolver por asamblea extraordinaria no aportar más jurados a la oficina administrativa encargada de la organización del proceso de selección.

A principios del 2016, se reformó el procedimiento de selección de magistrados y funcionarios judiciales, el cual se vislumbra a pocos meses de su instrumentación sólo como un paliativo ineficaz.

Lamentablemente, asistimos a un proceso de decaimiento institucional donde lo que primaría para acceder al cargo de magistrado o funcionario judicial, no es la capacidad, el mérito o la competencia, sino el hecho de tener vinculaciones o acuerdos sectoriales con el gobierno de turno.

Es por ello que exhortamos a los representantes de los Poderes del Estado que resguarden la salud de la República, procurando evitar que se dañe aún más, el prestigio de la administración de justicia.

Compartir.

Los Comentarios están cerrados.