Las licencias de magistrados deben concederse en forma excepcional por motivos graves y fundados

Informe de Gestión

Las licencias de magistrados deben concederse en forma excepcional por motivos graves y fundados

En un documento el Colegio de Abogados de Santa Fe manifestó a la Corte Suprema de Justicia su “preocupación por la concesión de licencias a los magistrados en períodos que no coinciden con los de la feria judicial”.

En la nota dirigida al Presidente de dicho Cuerpo, Dr. Rafael Francisco Gutiérrez, los abogados señalan: “Sabido es que el artículo 221 de la Ley Orgánica de Tribunales, faculta el otorgamiento de permisos al personal del Poder Judicial para no concurrir a prestar tareas durante un determinado lapso. Ahora bien, dicha normativa establece como requisito ineludible que dichas licencias deben obedecer a causas fundadas”.

Luego se destaca en el escrito presentado que “es dable señalar que, amén del descanso ordinario de cuarenta y cinco (45) días por año –derivadas de los recesos de verano e invierno-, los funcionarios cuentan con la posibilidad de solicitar un nuevo período de licencia, extensible hasta quince días y aún más, si así lo autorizara el órgano jurisdiccional competente, por motivos justificados. Es decir, los funcionarios del Poder Judicial estarían en condiciones de gozar de licencias superiores a los sesenta (60) días durante el año, si se acumularan los pertinentes de las ferias y los derivados de los permisos previstos en el precepto mencionado”. Claro está, que ello sin contabilizar las “licencias extraordinarias” por enfermedad, establecidas por el “REGLAMENTO DE LICENCIAS PARA EL PERSONAL DEL PODER JUDICIAL APROBADO EN ACUERDO DEL 1.4.77 – ACTA NRO. 19 PUNTO 6° y sus modificatorias.”

Desde el Colegio de Abogados de Santa Fe –se agrega- observamos con inquietud que lo excepcional se convirtió en regla”.

En efecto, advertimos que, en numerosos casos, los permisos fueron utilizados como un nuevo período de descanso cuando, va de suyo, ello no deriva de una interpretación auténtica del artículo 221 de la Ley 10.160”.

Tal como lo remarcáramos en su oportunidad, los alejamientos temporales de los jueces agravan el funcionamiento de los tribunales, retardando la resolución de los procesos (despacho diario, dictado de sentencias, etc), afectando la actividad del fuero donde se desempeñan, dado que los demás magistrados en ejercicio deben cubrir a los ausentes en audiencias y/o firmas de proveídos, decretos, entre otros; ocasionando inevitablemente una merma en la atención de sus propios juzgados”.

En razón de lo vertido, solicitamos, en aras a una correcta administración del servicio de justicia, que los permisos estatuidos por el artículo 221 LOP se concedan, exclusivamente, en casos excepcionales, graves y debidamente fundados, cuando las circunstancias tornen inevitable el otorgamiento”. “Nos encontramos atravesando momentos de fragilidad institucional, derivados, entre otros factores, por la falta de cobertura de las vacantes que, en ciertas situaciones, ocasiona una verdadera denegación del servicio de justicia”. “Es por ello que confiamos en que la institución que preside adoptará las medidas pertinentes tendientes a afianzar y prestigiar la justicia, en beneficio de la democracia”.

Compartir.

Los Comentarios están cerrados.